sábado, 21 de marzo de 2020

Empatía Viral



Y si un día se llenó el mundo con la nefasta promesa de un apocalipsis viral… Y de pronto las fronteras que se defendieron con guerras se quebraron con gotitas de saliva. Hubo equidad en el contagio que se repartía igual para ricos y pobres.

Las potencias que se sentían infalibles vieron cómo se puede caer ante un BESO, ante un ABRAZO. Y nos dimos cuenta de lo que era y no importante, y entonces… Una enfermera se volvió más indispensable que un futbolista, y un hospital se hizo más urgente que un misil!!
Se apagaron luces en los estadios, se detuvieron los conciertos, los rodajes de películas, las misas y los encuentros masivos. Y entonces en el mundo hubo tiempo para LA REFLEXIÓN a solas. Y para esperar en casa que lleguen todos y para reunirse frente a fogatas, mesas, mecedoras, hamacas. Y contar cuentos que estuvieron a punto de ser olvidados.
Tres gotitas de mocos en el aire, nos ha puesto a cuidar ancianos, a valorar la ciencia por encima de la economía, nos ha dicho que no solo los indigentes traen pestes, que nuestra pirámide de valores estaba invertida, que la vida siempre fue primero y que las otras cosas eran accesorios.
 
La Inteligencia Emocional
No hay un lugar seguro, en la mente de todos nos caben todos y empezamos a desearle el bien al vecino, necesitamos que se mantenga seguro, necesitamos que no se enferme, que viva mucho, que sea feliz. Y junto a una paranoia hervida en desinfectante nos damos cuenta que… Si yo tengo agua y el de más allá no, mi vida está en riesgo.
Volvimos a ser aldea, la solidaridad se tiñe de miedo y a riesgo de perdernos en el aislamiento, existe una sola alternativa: SER MEJORES JUNTOS. Si todo sale bien, todo cambiará para siempre.
Las miradas serán nuestro saludo y reservaremos el beso solo para quien ya tenga nuestro corazón, cuando todos los mapas se tiñan de rojo con la presencia del que corona, Las fronteras no serán necesarias y el tránsito de quienes vienen a dar esperanzas será bien recibido bajo cualquier idioma y debajo de cualquier color de piel, dejará de importar si no entendía tu forma de vida, si tu fe no era la mía, bastará que te anime a extender tu mano cuando nadie más lo quiera hacer.
Puede ser, solo es una posibilidad, que este virus nos haga MÁS HUMANOS y de un diluvio atroz, surja un pacto nuevo, con una rama de olivo desde donde empezará de cero.
Juntos somos más fuertes.
He descubierto este escrito de  Edna Rueda Abrahamsy no puedo más que compartir con vosotros tal cantidad de emociones y sentimientos que pude vivir al leerlo por primera vez. Ahí lo dejo. Salud para todos. AY.

sábado, 29 de febrero de 2020

Cuando éramos niños

Queridos amigos, este poema lo leí hace mucho tiempo, eran tiempos grises de existencia casi final y hoy he vuelto a leerlo y a sentirme tremendamente conmocionado, definitivamente uno de los mejores poemas que he podido leer hasta ahora.  los diversos conceptos que tenemos de la vida y las cosas según la edad que tenemos. Excelente elaboración en cuatro breves estrofas Benedetti nos revela una de las grandes realidades existenciales: 'Las cosas son del color del cristal con que se las mire. Comparto con vosotros un trocito de claridad vital.


Cuando éramos niños
los viejos tenían como treinta
un charco era un océano
la muerte lisa y llana
no existía.

luego cuando muchachos
los viejos eran gente de cuarenta
un estanque era un océano
la muerte solamente
una palabra

ya cuando nos casamos
los ancianos estaban en los cincuenta
un lago era un océano
la muerte era la muerte
de los otros.

ahora veteranos
ya le dimos alcance a la verdad
el océano es por fin el océano
pero la muerte empieza a ser
la nuestra.



Autor:  Mario Benedetti.